Tijuana Eventos

Mar09192017

Última actualización12:49:46

El jaque mate de Zweig Correo electrónico
Escrito por Isabel Delgadillo, Lunes 15 de Agosto de 2016 09:16   

Novela de Ajedrez - Zweig

“Todos estamos condenados a la soledad bajo nuestra propia piel”, parafraseando a José Saramago. El ajedrez es un juego para solitarios y valientes. Es la manifestación de la lucha constante del ser humano con su ego. El idilio de amor-odio entre la razón y el instinto. El tópico constante en las novelas de Zweig.

Zweig realiza una analogía del ajedrez con la mente humana. Con ello refleja que el gusto por el ajedrez no es ese deseo de derrotar al contrincante. Es por esa necesidad de competir contra el mismo. De superarse en cada jugada. De agilizar la mente en cada movimiento. El ajedrecista nunca juega con las blancas o las negras. Siempre juega con ambas. No importa quién esté sentado frente a él. En ese momento, nadie es importante. Lo único que importa es escapar de ese dédalo mental en el que se está confinado desde el nacimiento.

Una de las características principales del ajedrez es la anticipación. Anticiparse a todas las infinitas posibilidades, con sus posibles y sempiternas consecuencias. No es sobre ganar o perder, aunque esa frase resulte un cliché. Es la manera rápida y sucinta en que se llega al hasta el final. Enaltecer a la lógica. Obtener la victoria sobre su propia razón. Saberse libre de su propia mente. Postergar que se ha perdido la lógica al excederse de ella alcanzado la libertad. Ya que la dialéctica no concuerda con el orden de esta dudosa realidad. Una realidad que nos encierra en un sencillo y agradable lugar, para olvidar que se está en el más profundo vacio. En esa nada que se ha impuesto y del que se esta prohibido escapar.

Cuando se termina el placer por el juego, el ajedrecista debe despertar de su locura. De su éxtasis. Acto seguido, debe pedir sus más sinceras disculpas por ignorar a ese rival, que también lo olvido, no sin antes dar jaque mate a esa partida laberíntica. Los jugadores deben dejar de ser en Brasil, Alemania, o en cualquier lugar donde no haya un manual que ayude a seguir realizando jugadas. Uno debe morir en cualquier espacio de donde no se pueda escapar.

Juego de ajedrez, no es sólo la historia de Mirko Czentovic y el  Dr. B viajando en un tren por Latinoamérica en busca de victorias o tranquilidad mental. Tampoco es sobre la tortura del vacío que cometieron los nazis en la segunda guerra mundial con algunos sediciosos. Es la historia de Stefan Zweig y su exilio a ese paraíso tropical que se convirtió en su infierno personal. En donde recupero su libertad con el suicidio.


Share:Facebook!

 
Enterate sobre los anuncios de TjEventos