Tijuana Eventos

Lun10232017

Última actualización06:15:22

¿Qué madres vi? Correo electrónico
Escrito por Isabel Delgadillo , Domingo 24 de Septiembre de 2017 01:10   

Made La Película

Este nuevo largometraje de Aronofsky, está lleno de interrogantes que no necesariamente desea uno descubrir. Lo que uno quiere es escapar de esa casa, de esa sala de cine y de ese hombre que dice preocuparse por su pareja, pero es imposible hacerlo. Algo nos mantiene a todos ahí, al mero estilo del Ángel exterminador de Buñuel. Uno permanece ahí, para cubrir los vacios de la historia, que da un concepto más acertado del amor, dar y dar hasta morir, para terminar de entenderla, así como las circunstancias que se presentan en estos tiempos de zozobra. Pero no. Uno no se va. Uno termina diciendo siempre lo mismo, en la vida y en la película: ¿Qué madres vi?


Mother, mejor conocido en Latinoamérica como Madre, es una película dirigida por Darren Aronofsky, si, gente, Requiem for a dream, Pi, fe en el caos, Black Swan, entre otras, que nos cuenta la historia de una pareja, interpretada por Jennifer Lawrence y Javier Bardem, que vive en una hermosa casa de campo, de la cual no pueden salir durante toda la película. Lo peor de todo es que por culpa de Ed Harris y Michell Pfeiffer, la casa se les empieza a llenar de gente, llevando no sólo a la desesperación a Verónica (Jennifer Lawrence), sino al incauto del espectador.

Sí, señores, esta semana fui a ver Madre. La vi el mero día del terremoto. Por eso recuerdo haber sentido más culpa que emoción, de estar en el cine, mientras miles de personas se encontraban en desagracia. Entre olor a palomitas, y las voces de la gente que lamentaba lo sucedido, yo pensaba en lo complicado que era seguir con la vida. No me importaba que fuera una cinta de Aronofsky. No esperaba nada y ese fue mi error. Debí de estar preparada para algo intenso, pues si bien no obtuve ninguna clase de confort, tampoco obtuve paz o algún poco de relajación. Su nuevo filme, Mother, me hizo pedazos. Gracias a él mi culpa se convirtió en una especie de castigo, pues toda esa desesperación, que ya traía antes de entrar a la sala, aumento de manera exponencial. Como siempre saco mis demonios. Y lo peor es que me encerró a mí y a todos los presentes con ellos.

El cine no siempre debe ser placentero. A veces los directores van más allá de una simple carcajada o de un suspiro. Lo vuelven tan didáctico, que uno se siente en sueño dentro de otro sueño. Parece tan lívido que se comienza a dudar de la cual es la realidad. Esa, la otra, aquella…Lo peor de todo es que no puedes elegir entre algunas de las dos, pues las dos son escabrosas, perturbadoras y angustiantes. Una realidad me mostraba a niñitos llorando, mientras eran enterrados por los edificios de una ciudad, y la otra, la que se suponía debía ser alentadora, no era mejor. Nunca será mejor una pareja atrapada en un momento de la vida, atrapada en una casa invadida por el caos.


Share:Facebook!

Última actualización el Lunes 25 de Septiembre de 2017 07:54
 
Enterate sobre los anuncios de TjEventos