Tijuana Eventos

Mié06202018

Última actualización08:47:09

La Guzmán roqueó la Monumental Correo electrónico
Escrito por Fernanda Morán, Domingo 10 de Noviembre de 2013 17:53   


El día de ayer 10 de noviembre "La Guzmán" complació a sus seguidores que se reunieron en la Plaza Monumental ubicada en Playas de Tijuana.

La noche era joven y el frío calaba, pero nada que las ganas de ver a la roquera en acción y unos tragos coquetos no quitaran.

Eran ya las 10:00 p.m. en punto y el público de más de 8 mil personas aclamaba a su “Reina de Corazones”; entre gritos, ovaciones y olas, las luces del escenario se encienderon y salió al fin a cantar una Alejandra Guzmán repuesta y radiante.

Luciendo un traje guinda con estoperoles formando una cruz y una pashmina con la que jugueteó al inicio, interpretó: “Dime de Verdad” y “Volverte a Amar”; seguida de la sensualidad que comprende la de “Ven”. Temas con los que arrancó llena de energía y a su vez repleta de nostalgia.

“Aquí empecé mi carrera y me da mucho gusto regresar”, agradeció en múltiples ocasiones a sus fans y enfatizó su espera para volver a los escenarios y lo contenta que se sentía de estar una vez más haciendo lo que más disfruta hacer. “Lo que no te mata te hace más fuerte” y muchos comentarios similares se escucharon a través de la velada, demostrando una paz y una felicidad que transmitía en cada una de sus canciones.

El show continuaba, se movió al ritmo de “Toda la mitad”, se estremeció con un blues en “Ángeles Caídos” y de su más reciente material Primera Fila nos deleitó con “Mi Peor Error”, su primer sencillo promocional y con “Quítatelo” acompañada de sonidos reggae bastante divertidos que invitan a quitarte la ropa, dejar a un lado los problemas y disfrutar de la vida.

De sus clásicos sonaron rolas como: “Diablo”, “Hey güera”, ”Mala Hierba”, “Reina de Corazones” y “Eternamente Bella”, esta vez en una versión bossa nova bastante coqueta.  “Yo te esperaba” no podía faltar, la cual dedicó a su hija Frida y en la cual declaró que no es nada fácil ser madre.

Se cambió de vestuario en una ocasión y regresó en un diminuto vestido blanco con hombreras muy futuristas, acompañado de unos micro shorts dorados los cuales dejaban al descubierto sus bien torneadas piernas. Atuendo con el cual tocó la batería, usó un gran penacho negro y también nos regaló un pedacito de “La Plaga”.

Todo iba muy bien, cuando de pronto después de terminar la de shalalalalalala... llamada “Un grito en la Noche” con un desborde de energía se despidió y salió de nuestra vista. Regresó unos instantes después y así sin hacer esperar mucho a su gente y al compás de “Hacer el Amor con Otro” se va para no volver dando una hora y media exactita de un maravilloso concierto.


Fotos por: Ser Armenta


Share:Facebook!

Última actualización el Viernes 13 de Diciembre de 2013 12:03
 
Enterate sobre los anuncios de TjEventos